Los desafíos del teletrabajo

30 04 2020 Articulos

De la manera más inadvertida nos ha llegado el momento de “teletrabajar”; si bien, muchas empresas venían implementando el teletrabajo, la pandemia del coronavirus aceleró esta transformación laboral, prácticamente, de un día para el otro. La incertidumbre de los días actuales no tiene antecedentes recientes en la población que actualmente habita el planeta. La Gran Recesión de 2008 no estuvo acompañada de una enfermedad que amenazara la capacidad de respuesta de los servicios de salud. Luego, estamos viviendo unos días en los que la experiencia se construye con base en la fortaleza y resiliencia acumuladas. 

Hemos identificado tres (3) importantes desafíos que enfrentaremos teletrabajando, en el futuro inmediato; la manera como debemos afrontarlos aplica para la incertidumbre que estamos viviendo y para el futuro; futuro que debemos, desde ya, imaginar generoso en oportunidades y en prosperidad.

Primer desafío: La Convivencia. La respuesta a este desafío debe ser el fortalecimiento de las relaciones con las personas con quienes compartimos el mismo espacio. Es natural que conforme pasen los días, los roces existan. Debemos evitar que estos roces se conviertan en conflictos que agrieten la relaciones; si esto sucede, la convivencia, que será obligada, se hará muy difícil. La respuesta que proponemos, y que hemos aplicado con éxito en los sitios de trabajo, es el conocimiento mutuo de los talentos naturales del grupo de personas que conviven. El beneficio de conocernos desde la óptica de los talentos, es que, en vez de juzgarnos, entendemos las diferentes maneras de actuar, sentir y pensar del (de los) otro (s). El resultado de esta profundización del conocimiento mutuo, es un ambiente de convivencia armónico y saludable.

Segundo desafío: La Productividad. La respuesta a este desafío debe ser intensificar la transformación de nuestros talentos naturales en fortalezas. Si, por un lado, los talentos son innatos, por el otro, las fortalezas son la expresión en resultados muy positivos, de mis talentos. Una sesión de teletrabajo debe comenzar con un sencillo y claro plan para aplicar mis talentos al logro que debo alcanzar al final de la sesión de teletrabajo, así evitamos que la rutina cree momentos de aburrimiento.  Por nuestra experiencia, pocas actividades dan tanto bienestar y productividad como aquellas en las cuales mis talentos están involucrados.       

Tercer desafío: El Descanso. La respuesta a este desafío es entablar conversaciones significativas con quienes convivo para intercambiar los beneficios que hemos obtenido de conocer, desarrollar y sorprendernos con la aplicación intencional de nuestros talentos naturales.

 

Fernando Amador

Fernando Amador
Strengths and Entrepreneurial Coach
Certified by GALLUP